Mi hijo tiene 10 años y ya compra autos

Administrator
Mi hijo tiene 10 años y ya compra autos
Mi hijo tiene 10 años y ya compra autos

Mi hijo tiene 10 años y ya compra autos

106 Visitas


Tres de cinco padres consulta con sus hijos al comprar un auto. Esta influencia se da en múltiples categorías y el poder de los niños en las decisiones de compra de los papás es cada vez mayor.
Había decidido comprarme un auto de lujo, así que me dirigí al concesionario del auto de mis sueños, un BMW. Era sábado por la mañana y me llevé un 323 a casa. Deportivo, rápido, cómodo y sobre todo me hacía sentir bien. Llegué a casa y llevé a mis hijos a dar una vuelta conmigo. 

Luego, les pregunté qué tal les había parecido y si les gustaba. El menor, de 10 años, sin mucha emoción en su rostro me dijo: “Pa, este auto es muy chico para ti”. Muy confundido, pero habiendo entendido el mensaje, seguí intentando con uno más grande en la misma marca, pero sin lograr mejores resultados. 

No fue hasta que llevé a mi hijo conmigo a ver otras alternativas de marca, cuando mientras conversaba sobre la oferta que tenían, se encendió un auto en el medio de la sala de ventas. Volteé y vi a mi hijo sentado en un A6, y sin poder explicar cómo, había encendido el auto y me miraba con una sonrisa inmensa para luego decir: “Pa, este SÍ es el auto”. 

Hoy manejo un Audi.

Probablemente, este sea un episodio familiar, pero de acuerdo a un estudio de Ecomedia del 2015, tres de cinco padres consulta con sus hijos al comprar un auto. Esta influencia se da en múltiples categorías y el poder de los niños en las decisiones de compra de los papás es cada vez mayor. En el 2014, un estudio de Ipsos concluyó que el 62% de los padres declaraba que sus hijos influían en sus decisiones de compra, y en mayo de este año terminamos un estudio con GRM que demuestra que, actualmente, ya el 80% afirma esto. 

Los niños tienen hoy más información, por eso, participan y opinan sobre muchas de las decisiones de compra que realizamos. Los niños de hoy deciden en productos para ellos, pero además acompañan e influyen en las decisiones de compra de los padres, y hasta compran por ellos. 

Sería importante darles una mirada a los planes de marketing de nuestras compañías… ¿Estamos considerándolos en nuestras estrategias? ¿Entendemos el efecto que tienen en la categoría que competimos, así no sean nuestro comprador directo? Y además, ¿cuál es la forma correcta de llegar a ellos sin generar un anticuerpo en sus padres? Estas son muchas preguntas que debemos contestarnos con un análisis profundo y sin dejar de lado la ética y la responsabilidad que tenemos los marketeros y comunicadores de lograr un impacto positivo en las nuevas generaciones.

Suscríbete






Comentarios: